Contenido:

El rey Luis II de Baviera

Los palacios de Luis II de Baviera

La Administración de Palacios Bávara se ocupa, además del Palacio de Neuschwanstein, de los siguientes monumentos también mandados construir por Luis II:

 

Palacio de Linderhof

 

Palacio de Linderhof

Con este palacio, terminado en 1878, el único que Luis II terminó y llegó a habitar, se revivía el espíritu del Rococó. Detrás de una fachada rica en ornamentos del relativamente pequeño palacio se hace un verdadero alarde de ostentación: espejos brillantes, oro resplandeciente, cortinajes y pinturas, sedas y terciopelos, arañas de cristal, lapislázulis, malaquitas, porcelanas …

Entre las atracciones más destacadas del jardín paisajístico figuran la Capilla de Sta. Ana, la "Casita Real", el viejo tilo del rey, en cuyo candelecho desayunaba el rey de vez en cuando, el Pabellón Morisco con el trono de pavo real, la Casa Marroquí, la Hundinghütte (la Cabaña de Hunding), así como la Ermita de Gurnemanz. Una roca "sésamo ábrete" conduce a la gruta artificial de Venus con cascada y lago.

Más informaciones sobre el Palacio y Parque de Linderhof se encuentran en www.linderhof.de (sólo en alemán y inglés)


Casa Real en el Schachen

 

Casa Real en el Schachen

En un entorno realmente único, en medio de las montañas y con vistas hacia el macizo del "Zugspitz", Luis II se hizo construir un palacete. De exteriores más bien sencillos, la casa de madera alberga en su planta principal una magnificencia oriental. En la suntuosa sala turca, decorada con divanes y una fuente, el rey acostumbraba a celebrar su cumpleaños y onomástica en el retiro ofrecido por el mundo de la montaña. A la Casa Real solo se accede a pie por Elmau o Garmisch-Partenkirchen.

Más informaciones sobre la Casa Real en el Schachen se encuentran en www.schloesser.bayern.de (sólo en alemán y inglés)


Palacio Nuevo de Herrenchiemsee

 

Palacio Nuevo de Herrenchiemsee

En honor a Luis XIV de Francia debía ser erigido un Versailles bávaro. A la muerte de Luis II en 1886, la obra aún estaba inacabada. Sin embargo, los costos del monumental complejo, ya habían superado los de las construcciones de Neuschwanstein y Linderhof juntos. El Dormitorio Real con su enorme cama de 3 x 2,60 metros. superaba en esplendor al modelo francés. En la Gran Galería de los Espejos de 100 metros de largo podían encenderse más de 1800 velas. La vivienda real, al contrario que estás dos magníficas salas, se decoró con un ambiente más hogareño.

Rodeando al palacio, cuyo jardín francés de estrictas formas geométricas con las famosas fuentes solo representa una parte del inacabado complejo, se encuentra un parque natural con un arbolado antiguo. En el moderno Museo del rey Luis II se exponen objetos referentes a la vida y obra del rey.

Monasterio de los Canónigos Agustinos de Herrenchiemsee (Palacio Antiguo)

 

Despacho de Luis II

Despacho de Luis II

Abadía benedictina – Monasterio de canónigos – Palacio Real: Cuando en 1873 Luis II de Baviera heredó la isla de los Caballeros, hizo construir en las secciones del monasterio, posteriormente denominado Palacio Antiguo, habitaciones privadas, algunas de las cuales se pueden visitar. En 1948 se reunió aquí la Asamblea Constituyente que en este mismo lugar prepararía la Ley Fundamental de la República Federal Alemana. Este importante capítulo de la historia alemana se presenta debidamente documentado en el Museo así como la historia del monasterio. Igualmente se pueden ver la Galería de Pinturas de Julius Exter (1863-1939) y la Galería de los Pintores del Lago Chiemsee.

Más informaciones sobre los monumentos de la isla de los Caballeros se encuentran en www.herrenchiemsee.de (sólo en alemán y inglés)

| subir |